Gin Tonic perfecto

Existen diferentes tipos de ginebras, a continuación te explicamos cómo se diferencian.

Gin Tonic perfecto

El tipo de ginebra más tradicional es London Dry. Es la categoría más común dónde encontramos las ginebras secas, como su nombre indica. Son generalmente las consideradas más seguras para mezclar con muchos otros tipos de bebidas.

En el tipo Genevere se incluyen las ginebras que tienen un ligero sabor a malta que las hace más similares al whisky que a otros tipos de ginebra. Estas ginebras suelen tener a tener una mayor graduación de alcochol.

Las ginebras modernas son aquellas que se apartan de los procesos de destilación tradicionales, por lo general mediante la adición de ingredientes únicos o atípicos. La selección de una ginebra moderna presenta un poco más de riesgo debido a su sabor único, por lo que antes de comprar una botella, es más recomendable probarla.

Las ginebras tipo endrino se hacen generalmente mediante la infusión de bayas de endrino (o endrina) con una base de ginebra. Este tipo de ginebra tiende a tener un tono rojizo, así como una graduación alcohólica ligeramente inferior a la de ginebra tradicional.

Si bien todas las ginebras hacen suyos los sabores de los ingredientes añadidos durante el proceso de destilación, las ginebras con sabor tienen un sabor muy distinto (como a naranja o frambuesa) que domina sobre los demás sabores. Las ginebras con sabor son ideales para las personas que prefieren un sabor específico y fuerte que la combinación de sabores más compleja que se encuentran en las ginebras tradicionales.

Los ingredientes o botánicos, como nos gusta llamarlos a los aficionados a la ginebra, proporcionan el elemento más singular a la composición y sabor de una ginebra. Para la mayoría de ginebras, después de finalizar el proceso de destilación, el aguardiente neutro se vuelve a destilar con bayas de enebro y otros productos botánicos. Estos ingredientes botánicos dan a la ginebra su sabor. Sobre todo, te animamos a que pruebes las ginebras que incluyan combinaciones únicas de ingredientes que creas que te pueden gustar. Una vez que encuentres un par de ginebras preferidas, mira las etiquetas de las botellas y así podrás compararlas y averiguar cuáles son los botánicos que se repiten y en qué medida.

La graduación de alcohol se refiere a la cantidad de alcohol que hay en una botella particular de ginebra. La mayoría de las ginebras cuentan con 40º. Si te gusta una ginebra un poco más fuerte, considera una graduación alcohólica superior. Si no te gusta el sabor fuerte de ginebra, deberás optar por una graduación inferior.

Preparar un Gin tonic perfecto

Errores típicos en la preparación de un Gin Tonic

Si quieres preparar un Gin Tonic perfecto, deberás evitar estos errores muy comunes:

  • Nunca prepares tu Gin Tonic en un vaso de tubo. En un vaso de tubo cabe menos bebida, se calienta antes por el contacto con la mano y no te permite disfrutar de los aromas como lo podrías hacer en una copa balón.
  • No utilices hielo casero. El hielo casero además de contener aromas de tu propio congelador, también puede tener minerales que hay en el agua del grifo. El hielo casero se deshace más rápidamente que el industrial. Además, para que el hielo enfríe la bebida sin aguarla, debe ser duro y gordo.
  • Enfría previamente la copa. Antes de agregar el líquido a tu copa, enfríala con hielo. Elimina el agua resultante antes de añadir la bebida a tu copa.
  • No te pases con la ginebra. Las proporciones son 1 parte de ginebra por 4 partes de tónica. Si no sabes como medir las proporciones, te informamos que un vaso de chupito tiene una capacidad de 4-5 cl. y un botellín de tónica contiene 20 cl. Así que echa 1-1 1/2 vaso de chupito de ginebra por 1 botellín de tónica.
  • Añade la tónica con cuidado. Añade la tónica con la ayuda de la cuchara trenzada y poco a poco para que ésta conserve todas sus burbujas.
  • No añadas zumos de cítricos. Para no perder las burbujas de la tónica, nunca añadas el jugo o la pulpa de las frutas cítricas, ya que éstas desaparecen al unirse el ácido cítrico con el anhídrico carbónico. Utiliza sólo la corteza o piel.
  • No te pases con los botánicos. Si te pasas de elementos botánicos, además de dificultar la acción de beber, eliminarás matices aromáticos y de sabor de la ginebra y la tónica. En definitiva, desvituarás la bebida.
  • No remuevas tu Gin Tonic constantemente. Remueve muy suavemente tu bebida para no eliminar las burbujas de la tónica.
  • No te pases con el hielo. Debes poner el suficiente para enfriar la copa, pero sin pasarte para no dificultar la bebida. Dependiendo del tamaño de la copa, unos 5-7 cubitos de hielo industrial, es correcto.

Después de saber lo que no se debe hacer, te explicamos cómo preparar un Gin Tonic perfecto.

Cómo preparar un Gin Tonic perfecto

Para preparar un Gin Tonic perfecto necesitarás una copa balón o en su defecto, una copa o vaso de boca ancha. Las copas balón son ideales porque tienen una capacidad de 60-70 cl. para poder almacenar el hielo necesario, la ginebra y la tónica. La boca ancha de esta copa nos permite captar perfectamente los aromas y sabores de esta bebida. Además, una copa nos permite sujetarla por el fuste o tallo, lo que impide que calentemos el Gin Tonic con nuestras manos, por ese motivo, nunca se debería servir esta bebida en un vaso de tubo.

Ingredientes

  • 5-7 cubitos de hielo industrial.
  • 4-5 cl. de ginebra.
  • 20 cl. de tónica.
  • Botánicos.

Proporciones

1 parte de ginebra por 4 partes de tónica. Si no sabes como medir las proporciones, te informamos que un vaso de chupito tiene una capacidad de 4-5 cl. y un botellín de tónica contiene 20 cl. Así que echa 1-1 1/2 vaso de chupito de ginebra por 1 botellín de tónica.

Preparación

El hielo del Gin Tonic tiene que ser grande, gordo y duro, ya que tiene que enfríar la copa pero no aguar nuestra bebida. El hielo industrial es el mejor para ello, ya que se fabrica a muy baja temperatura y con agua osmotizada. No utilices nunca hielo casero ya que lo más probable es que contenga minerales y olores de otros productos que guardes en tu congelador.

Echa los cubitos en tu copa balón, recuerda que el hielo nunca debe salirse de la copa. Enfría la copa moviendo el hielo en círculos con la ayuda de la cuchara trenzada. Retira el agua sobrante.

Es el momento de echar los botánicos escogidos.

Añade la corteza de limón o del cítrico escogido. Para no perder las burbujas de la tónica, nunca añadas el jugo o la pulpa, ya que desaparecen al unirse el ácido cítrico con el anhídrico carbónico.

Ahora, añade la ginebra. Para conseguir el equilibrio perfecto, recuerda las proporciones correctas. Remueve con la cuchara trenzada.

Añade la tónica muy fría para resaltar el sabor de la ginebra y los botánicos. Sujeta la cuchara trenzada (con la punta de la cuchara tocando el fondo de la copa) con una inclinación de 45 grados de la copa. Añade la tónica poco a poco a través de la cuchara para que ésta conserve todas sus burbujas. Remueve muy suavemente.

Accesorios y utensilios de cocteleria para preparar un Gin Tonic

A continuación de nombramos y explicamos los accesorios y utensilios que puedes necesitar en la preparación de un Gin Tonic.

Medidor o Jigger: Es un utensilio fundamental para asegurarte que utilizas las cantidades adecuadas de ginebra en un Gin Tonic. El medidor es un objeto compuesto por dos vasitos unidos por la base. Hay diferentes medidas.

Copa balón: La mejor forma de disfrutar de un Gin Tonic es servirlo en una copa balón. En un vaso de tubo cabe menos bebida, se calienta antes por el contacto con la mano y no te permite disfrutar de los aromas como lo podrías hacer en una copa de boca ancha. Las copas balón son ideales porque tienen una capacidad de 60-70 cl. para poder almacenar el hielo necesario, la ginebra y la tónica. La boca ancha de esta copa nos permite captar perfectamente los aromas y sabores de esta bebida.

Colador de gusanillo o strainer: Se utiliza para eliminar el agua sobrante de la copa, después de haberla enfriado con los cubitos de hielo.

Mondador de pieles o pelador: Se trata de un accesorio básico para aromatizar y decorar tu copa. Con el pelador, podrás pelar de forma segura las cáscaras de los cítricos y otras frutas. Son ideales para hacer cortes en espiral.

Cuchara trenzada: También conocida como cuchara rizada o cuchara imperial. Se utiliza para mezclar los botánicos con el hielo y la ginebra y para verter la tónica sin perder las burbujas.

Pinzas de coctelería: Son ideales para el manejo de botánicos y especias.

Mano de mortero o muddler: Este machacador se utiliza para machacar algunos botánicos que se utilizan en la preparación de un Gin Tonic con el fin de extraer todos sus aceites esenciales.

Pelador de cítricos: Ideal para preparar los twists cítricos de forma limpia y fácil.

Boquilla de metal o tapón vertedor: Es menos preciso que el medidor, pero más rápido. Esta boquilla que coloca en la botella y te permite calcular la cantidad de líquido que echas en la copa.

Cubitera: Ideal para albergar el hielo que vas a utilizar en el Gin Tonic. Es importante que tenga tapa.

Rallador de especias: Normalmente estos ralladores constan de dos zonas de rallado, una muy fina y otra media para rallar las diferentes especias según nuestras necesidades.

Pinzas para el hielo: Es un instrumento indispensable para los cocteleros profesionales.

Coctelera: Este accesorio está compuesto por dos vasos. Ideal para infusionar botánicos, tés y especias con la ginebra.