Gin Tonic de Gilt

Esta ginebra tiene un aroma dulce con un toque de anís. El sabor principal es el enebro con muchas notas terrosas. Destilada 5 veces e infusionada con 10 botánicos distintos. En un Gin Tonic la ginebra Gilt puede mostrarse un poco discordante. Una idea interesante es la unión de esta ginebra a sus raíces escocesas, esta bebida logra más admiración como un "whisky muy suave con enebro y otros detalles botánicos" que como ginebra.

Gin Tonic de Gilt

Mejor tónica para ginebra Gilt

Para hacer un Gin Tonic perfecto con la ginebra Gilt sólo debes combinarla con tónicas neutras como: Fever Tree, Markham, Monelli, Abbondioy Macario.

Botánicos para ginebra Gilt

Para hacer un buen Gin Tonic con esta ginebra no añadas ningún elemento botánico a tu copa.

Cómo preparar un Gin Tonic de Gilt

Para preparar un Gin Tonic de Gilt necesitarás una copa balón o en su defecto, una copa o vaso de boca ancha. Las copas balón son ideales porque tienen una capacidad de 60-70 cl. para poder almacenar el hielo necesario, la ginebra y la tónica. La boca ancha de esta copa nos permite captar perfectamente los aromas y sabores de esta bebida. Además, una copa nos permite sujetarla por el fuste o tallo, lo que impide que calentemos el Gin Tonic con nuestras manos, por ese motivo, nunca se debería servir esta bebida en un vaso de tubo.

Gin tonic perfecto de Gilt

Ingredientes

  • 5-7 cubitos de hielo industrial.
  • 4-5 cl. de ginebra Gilt.
  • 20 cl. de cualquier tónica neutra.

Proporciones

1 parte de ginebra Gilt por 4 partes de tónica. Si no sabes como medir las proporciones, te informamos que un vaso de chupito tiene una capacidad de 4-5 cl. y un botellín de tónica contiene 20 cl. Así que echa 1-1 1/2 vaso de chupito de ginebra por 1 botellín de tónica.

Preparación

El hielo del Gin Tonic tiene que ser grande, gordo y duro, ya que tiene que enfríar la copa pero no aguar nuestra bebida. El hielo industrial es el mejor para ello, ya que se fabrica a muy baja temperatura y con agua osmotizada. No utilices nunca hielo casero ya que lo más probable es que contenga minerales y olores de otros productos que guardes en tu congelador.

Echa los cubitos en tu copa balón, recuerda que el hielo nunca debe salirse de la copa. Enfría la copa moviendo el hielo en círculos con la ayuda de la cuchara trenzada. Retira el agua sobrante.

Ahora, añade la ginebra. Para conseguir el equilibrio perfecto, recuerda las proporciones correctas. Remueve con la cuchara trenzada.

Añade la tónica neutra muy fría para resaltar el sabor de la ginebra y los botánicos. Sujeta la cuchara trenzada (con la punta de la cuchara tocando el fondo de la copa) con una inclinación de 45 grados de la copa. Añade la tónica poco a poco a través de la cuchara para que ésta conserve todas sus burbujas. Remueve muy suavemente.